Por las enormes montañas y los bosques de la Patagonia, iré en la búsqueda del ciervo más austral del mundo, el Huemul. Animal noble y elusivo, apenas se deja ver, casi extinto. Su población se ha reducido en un 99% y se estima que no quedan más de 1500 huemules en el medio silvestre.

 

El Parque Nacional Cerro Castillo y sus zonas aledañas en la región de Aysén, dan esperanza para la sobrevivencia del Huemul y también para especies como la güiña, el puma, el chingue, el zorro, entre otros. Cóndores y águilas sobrevuelan las imponentes montañas de este hermoso territorio y los extensos bosques nativos albergan aves como el carpintero negro, el concón, el chucao y el churrín del sur.

 

Luego de realizar breves expediciones el año 2021, emprendo un viaje de casi dos años, en silencio y en solitario, a mi ritmo, poco a poco, a largo plazo y con el objetivo de involucrarme en este hábitat único y salvaje. Una búsqueda, tanto fotográfica como naturalista, donde es necesario  establecerse en el tiempo para observar, escuchar y respetar a quienes viven en un equilibrio frágil.

 

El resultado será la publicación de un libro, un micro documental y la realización de varias exposiciones que sirvan para homenajear la belleza natural de este territorio, visibilizar problemáticas de conservación y, a la vez, educar.

¿Para qué este proyecto? El proyecto busca resaltar la belleza innata del hábitat donde vive el Huemul y las demás especies en la región de Aysén. Sobre la base de esa convicción, quiero compartir esa atracción instintiva hacia la belleza de la naturaleza considerando que todos somos sensibles a ella y la necesitamos. Por medio de este proyecto busco poner en valor la importancia del patrimonio natural de este territorio y contribuir a su divulgación y protección. Con el objetivo de aportar a la conservación del Huemul y las otras especies naturales presentes en la Patagonia mediante el desarrollo de un proyecto multimedial, editorial y educativo.